Doce Tribus
943.63.23.16
 
 
Hola Invitado, login
 

Los caminos de Dios son sencillos. Vemos su amor en lo que nos ha hablado. Nos está guiando a hacer lo que le agrada y lo que le agrada resulta ser saludable para nosotros. Igual que los padres quieren darles a sus hijos lo mejor, así nuestro Padre celestial está profundamente interesado en proveer para su pueblo la mejor alimentación.

Uno de los fundamentos de una buena salud es una buena nutrición. Nuestro enfoque está en los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos, las semillas, el aceite de oliva, las frutas y vegetales frescos.

Hace mucho que nos dejamos de consumir alimentos procesados y envasados. Hemos aprendido el gran valor de comer la mayoría de nuestros vegetales y frutas crudos o poco cocinados. Así su integridad nutricional permanece intacta, proveyendo las enzimas necesarias para que hagan su trabajo en nuestros cuerpos. Nuestros cuerpos están diseñados para estar sanos y sanarse a sí mismos si se les provee con los nutrientes necesarios, libres de contaminantes. Por esta razón cultivamos nuestra propia comida. Tenemos la habilidad de cultivar alimentos ecológicos de calidad superior. Y no solamente ecológicos sino también nutritivos pues crecen en suelos ricos en minerales y nos mantienen sanos por muchos años.

Evitamos el uso de carnes comerciales por la terrible manera en que se cría y se sacrifica. Simplemente no es comestible para nuestro estándar. No comemos carne muy a menudo, la consideramos como algo especial para ser consumirla con motivo de alguna celebración especial. La obtenemos de nuestro propio ganado. Sin embargo, el pescado azul, como la caballa, es parte de nuestra dieta regular. También obtenemos leche y huevos de nuestros animales y hacemos yogurt y quesos frescos o tiernos.

Hay cosas que no consideramos comida como el marisco o el cerdo. Esto está basado en la ley del Antiguo Testamento.[1]

El sentido común nos enseña a beber suficiente agua pura y hacer ejercicio aeróbico y anaeróbico. Irse a la cama con la confianza de una buena consciencia hace mucho para ayudar a los efectos rejuvenecedores del sueño durante la noche, restaurando nuestra fuerza y claridad mental para otro día de servicio a nuestras familias, amigos, vecinos y a nuestro creador.

 

1. Levítico 11:1-23 [atrás]
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Avatar
Captcha *
Espera por favor!
Publicaciones recientes