Imprimir

¿Sabes lo que es entregar tu posesión más preciosa? ¿Alguna vez has tenido que dar tu mejor camisa? Para Andrés, el sacrificio suponía un pequeño cordero. Lo que aprendió entregándolo le abrió los ojos a otro sacrificio mayor.

Tratar de hacer el mundo un mejor lugar para vivir es como tratar de agradar a Dios cultivando la tierra maldita. No llega a la raiz del problema de la humanidad, el pecado. Solo el remedio de Dios
llega a la raiz, y nos da un nuevo comienzo.

 

Attachments:
Access this URL (http://docetribus.com/data/Freepapers/El%20Cordero%20de%20Andr%C3%A9s%202015.pdf)Download [PDF]0 kB