Doce Tribus
943.63.23.16
 
 
Hola Invitado, login
 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Avatar
Captcha *
Espera por favor!
La Educación de Nuestros Hijos en la Comunidad de Las Doce Tribus

Introducción

En las Comunidades de las Doce Tribus educamos a los niños en nuestros hogares, y no están siendo privados de la educación a la que tienen derecho. Es una tarea que llevamos a cabo desde hace más de cuarenta años y en este tiempo hemos desarrollado los medios para ello. Creemos que al amparo de la Constitución Española tenemos el derecho de educar a nuestros hijos de acuerdo con nuestras convicciones morales y religiosas. También reconocemos el derecho de las autoridades a saber que nuestros hijos están siendo educados.

PROGRAMA DE EDUCACIÓN

A. Horarios.

Aunque tenemos un horario, éste es flexible. Entendemos que la educación se desarrolla durante todo el día, todos los días de nuestra vida, desde temprano en la mañana hasta la hora de acostarse; si bien, tenemos un horario estrictamente académico que toma lugar en las mañanas y las tardes seis horas diarias cinco días a la semana (de lunes a viernes) durante todo el año (52 semanas al año). Pueden cancelarse ocasionalmente algunas de las clases para asistir a eventos sociales como bodas u otros festivales de la comunidad. El mayor esfuerzo en el progreso académico se realiza entre los meses de octubre a junio. En los meses de verano nos enfocamos más en actividades en el exterior como acampadas, natación, senderismo, etc., pero mantenemos una actividad académica para evitar el retroceso típico de las tradicionales vacaciones de verano. Guardamos el Shabat, (sábado) desde la puesta del sol del viernes hasta el anochecer del sábado. Por lo tanto el viernes es el día de preparación donde todos nos esforzamos en cocinar, limpiar, acabar proyectos, preparar canciones y danzas, etc., para entrar el viernes por la tarde en un verdadero descanso. En este día la educación se enfoca en las artes y la música.

B. Evaluaciones.

El progreso de cada niño-a se evalúa primeramente en base a la relación con sus maestros, compañeros y amigos. Académicamente se controla sus avances periódicamente para determinar lo que el niño/a esta asimilando. Aproximadamente cada quince días hay una reunión de padres y maestros para comentar el desarrollo de cada niño/a. Nuestras clases varían entre uno hasta seis alumnos por maestro.

Aunque la ley obliga a la educación entre los seis y dieciséis años tenemos programas de educación fuera de estas edades. Durante los primeros cinco años de la vida del niño/a, estos son preparados para recibir la educación académica. Cuando llegan a la edad de seis años los niños han aprendido a estar atentos y receptivos. Con un buen fundamento y aprovechando la curiosidad natural y el deseo inherente de aprender del niño/a, estos pueden entre las edades de seis a dieciséis años alcanzar holgadamente los objetivos de la educación obligatoria. No hay fracaso escolar en la comunidad. A todos se les anima para dar el máximo que puedan. Cada uno tiene valor ante sí mismo y para los demás siendo quien es sin ninguna pretensión. Cada uno progresa a su ritmo, unos florecen antes en un área y otros en otra, pero todos van a cumplir su objetivo si avanzan de acuerdo a sus habilidades y necesidades individuales. Nos interesa que todos alcancen su meta en la educación académica, sin competitividad.

C. Asistencia

La asistencia a clase es obligatoria y también la puntualidad. Padres y maestros están en constante comunicación para resolver cualquier problema de asistencia o falta de puntualidad. La educación de nuestros hijos requiere un esfuerzo conjunto entre padres y maestros que está basado en la comunicación y confianza mutua.

D. Desarrollo y ejecución del programa.

En la Comunidad hay miembros dedicados a escribir currículo y libros de texto para los alumnos. Se emplean los libros de la educación oficial como guía para la confección de los nuestros. Vemos muy necesario que el material que utilicen nuestros hijos esté relacionado con nuestro estilo de vida. Este tipo de material no está disponible fuera de la comunidad y tenemos que hacerlo. Se pasan incontables horas en la adaptación del material oficial, en revisiones y mejoras. Todavía estamos en un estado de desarrollo y seguiremos así siempre, buscando mejorar según adquirimos entendimiento del propósito de Dios para nosotros.

E. Medios

No somos una escuela y no tenemos un edificio dedicado a este propósito. No ofrecemos educación a nadie a parte de los niños y adultos que viven en la Comunidad. Somos miembros de una Comunidad Internacional con una herencia cultural, creencias, costumbres, modales, historia y leyes en común. Somos un grupo organizado de individuos unidos compartiendo una misma creencia religiosa. Somos una Comunidad, vivimos juntos y compartimos todas las cosas, incluyendo la educación de nuestros hijos, pero no somos una escuela. La enseñanza se hace en habitaciones habilitadas para este uso dentro de nuestros hogares. Los padres asumimos toda la responsabilidad de la educación de nuestros hijos en cada Comunidad.

F. Currículo.

Nuestros hijos aprenden Lengua española, matemáticas, ciencias naturales, historia, geografía, música y arte. El inglés es muy importante para nosotros ya que es el idioma común en las comunidades de las doce tribus por todo el mundo, por tanto a partir de los trece años la enseñanza es bilingüe.

El aspecto espiritual es primordial en la enseñanza de nuestros hijos.

LAS PROFUNDAS CONVICCIONES RELIGIOSAS QUE COMPARTIMOS

Nuestros hijos son nuestro futuro. No solo tenemos un gran deseo de que se desarrollen al máximo de su potencial, sino que para nosotros esto es un mandato divino y un derecho inalienable del niño, por tanto, como padres, asumimos toda responsabilidad para llevarlo a cabo. El sentido común enseña que es normal que los padres quieran que sus hijos les sigan. La comunidad apoya a cada padre a llevar a cabo esta responsabilidad de educar a sus hijos. Queremos que nuestros hijos sean capaces de pensar claramente, comunicarse efectivamente, juzgarse a sí mismos y juzgar todos los asuntos de la vida de acuerdo a un criterio justo. Queremos que se desarrollen a su pleno potencial en todos los aspectos de su persona: mental, físico, espiritual, emocional y social. Están siendo educados para desempeñar funciones y desarrollar el "nuevo orden social" en el que viven y también a funcionar dentro de la sociedad, por esto no solo se les enseñan las leyes de Dios, sino también cuáles son sus derechos, privilegios y responsabilidades como ciudadanos dentro de la sociedad donde viven y a entender el funcionamiento de la sociedad y del gobierno de la nación española. Queremos preservar y estimular en ellos el deseo innato de aprender para que nunca dejen de crecer en entendimiento y sabiduría. Queremos que sean responsables de sus pensamientos y obras, hombres y mujeres de recursos, capaces de escuchar y aprender de los demás, ser creativos y ejercitar su imaginación. Queremos que sean seres humanos despiertos capaces de adaptarse a cualquier circunstancia en la que se encuentren. Nuestra filosofía de educación está completamente integrada dentro de nuestras creencias religiosas, por lo tanto hablar de educación es hablar de creencias religiosas y su libre ejercicio. Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios y que esta debe ser el fundamento sobre el que edificar nuestras vidas. No nos estamos inventando nada nuevo, vivimos como vivían los primeros discípulos (Hechos 2:44). Jesús dijo que no hay mayor amor que dar la vida por tus amigos y esto es lo que hacemos unos por otros diariamente. Todo nuestro trabajo y esfuerzo es puesto al servicio de nuestros hermanos y hermanas en la comunidad. Pensamos que esto es el Reino del que el Mesías hablaba y es la característica que nos diferencia de la sociedad establecida donde cada uno vive principalmente para sí mismo. Llevamos más de cuarenta años viviendo de esta manera y estamos experimentando que es posible. Sabemos que si todos los hombres vivieran así se acabarían todos los problemas que el mundo sufre y nuestra creencia es que así será un día. Estamos convencidos que esta forma de vida, que nosotros experimentamos hoy, es la esperanza para la tierra. La alianza del matrimonio, el respeto de los hijos hacia los padres, la unidad familiar son valores muy importantes para nosotros.

 

Queremos establecer algo nuevo sobre la faz de la tierra. ¿Cómo podemos levantar esta nueva cultura si se nos fuerza a seguir la forma ya establecida? ¿Quién puede decir que no va a producir un mejor resultado para la humanidad?

Enseñar a nuestros hijos a ser respetuosos y amorosos unos con otros y con todos, es la piedra fundamental de nuestra educación. Buscar la unidad y la paz con los demás es básico en nuestra vida. La violencia no tiene lugar en nuestro medio.

Creemos también que nuestro Maestro Yahshua (Jesús) es la única esperanza de salvación para la humanidad, y es Él a quien seguimos. Como pueblo, convencidos de corazón y por motivo de conciencia hemos escogido vivir de acuerdo a su Palabra y su Camino. No podemos apartarnos de esto. No hay esperanza en ningún otro lugar y creemos esto con todo nuestro corazón.

CONCLUSIÓN

Nos apoyamos en la garantía de un país libre con una Constitución que protege el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo a su fe y a su conciencia. Queremos dejar claro que tomamos toda la responsabilidad en la educación de nuestros hijos y proclamamos nuestro derecho fundamental e inalienable a hacerlo así. Como padres creemos y hacemos lo que es mejor para nuestros hijos. Nuestro motivo es equiparles con fundación espiritual, intelectual, social y moral para que escojan su camino cuando lleguen a ser adultos.

 

Deja una respuesta