Doce Tribus
943.63.23.16
 
 
Hola Invitado, login
 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Avatar
Captcha *
Espera por favor!

Articulos de 2015-04-26

El fuerte siempre tiene la razón

 

El lobo y el cordero

el-lobo-y-el-cordero

Un Corderillo sediento bebía en un arroyuelo. Llegó en esto un lobo en ayunas, buscando pendencias y atraído por el hambre.

-¿Cómo te atreves a enturbiarme el agua? - dijo malhumorado al corderillo-. Castigaré tu temeridad.

–No se irrite Vuestra Majestad - contestó el cordero, considere que estoy bebiendo en esta corriente veinte pasos más abajo, y mal puedo enturbiarle el agua.

–Me la enturbias, gritó el feroz animal; y me consta que el año pasado hablaste mal de mí.

--¿Cómo había de hablar mal, si no había nacido? No estoy destetado todavía.

–Si no eras tú, sería tu hermano.

–No tengo hermanos, señor.

–Pues sería alguno de los tuyos, porque me tenéis mala voluntad todos vosotros, vuestros pastores y vuestros perros. Lo sé de buena tinta y tengo que vengarme.

Dicho esto, el Lobo coge al cordero, se lo lleva al fondo de sus bosques y se lo come, sin más

 

Cada día se hace más evidente que los niños de Las Doce Tribus en Alemania fueron arrebatados de sus padres por las convicciones religiosas de estos. Este asunto no tiene nada que ver con abuso infantil o una situación de peligro eminente de la integridad física o psicológica de los niños. Esta cuestión quedó zanjada cuando los médicos y psicólogos examinaron a los niños el mismo día de la infame redada del 5 de septiembre de 2013 y no encontraron ningún atisbo de abuso físico o psicológico en ninguno de ellos.

"ninguna anormalidad fue encontrada en los niños, ni física, ni psicológica, dijo el Jefe del Condado (Rössle), en respuesta a la pregunta de nuestro periódico"

Con el mismo resultado los niños habían sido examinados un año antes. Tampoco se observó nada cuando siete años antes de la redada del 05/09/2013, los niños fueron examinados por el psicólogo y Jefe del Jugendamt (Departamento de la juventud), Alfred Kanth. Durante siete años los funcionarios del Jugendamt visitaron nuestra escuela frecuentemente y siempre emitieron entusiastas informes sobre el bienestar de los niños. Toda esta información está bien documentada y ha sido entregada en los juzgados desde el comienzo de las acciones en contra de la comunidad. Pero, por alguna razón, no se les ha ocurrido pensar que mientras los funcionarios del gobierno emitían estos informes tan favorables, los mismos niños estaban recibiendo las mismas nalgadas de sus amorosos padres.

 

el-fuerte-siempre-tiene-la-razonLo que se entiende por daño en una sociedad democrática con un sistema jurídico justo es la evidencia del daño en alguien específico. Pero, obviamente, este no es el patrón seguido por los juzgados de familia y el Jugendamt en esta parte de Alemania, ya que ninguna evidencia de daño fue encontrada en ninguno de los 40 niños raptados por el gobierno alemán, ni en el día de la redada ni en ninguna otra ocasión. El único daño físico y psicológico es el que se lleva produciendo ininterrumpidamente sobre los niños y sus padres de la comunidad de las Doce Tribus por parte de las autoridades alemanas desde el 5 de septiembre de 2013.

El problema que tienen los funcionarios Bávaros es que los padres dan nalgadas a sus hijos de acuerdo a la manera amorosa descrita en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. A los funcionarios del estado alemán no les gustan las creencias de los padres. Recientemente un fiscal de Donauworth declaró en una presentación en la corte criminal en contra de uno de los padres, “Esta madre, de hecho, cría a su hijo de acuerdo a sus creencias”. Estas declaraciones hacen evidente que el fiscal de menores quiere criminalizar las creencias de los padres.

El estado de Bavaria ha robado estos niños, arrancándolos cruelmente de sus padres, traumatizándolos, e ignorando la clara evidencia de los informes médicos y psicológicos de ese día. Ha declarado públicamente que lo que verdaderamente les molesta es la existencia de una sociedad paralela a la que califican de “sub-cultura”.

 

el-fuerte-siempre-tiene-la-razon2Traducción

(“In diesem Fall…vorenthalten werden.”)

 

“En este caso, el daño va más allá del maltrato: Debemos recordar que los niños están completamente aislados de la vida normal de nuestra sociedad y privados de muchas oportunidades”

 

 

(Cita del Director del juzgado Helmut Beyschlag in Augsburger (Alemania) el 5 September 2013)

 

 

La Alemania de después de la Segunda Guerra Mundial se promociona a sí misma como una república constitucional pluralista. El pluralismo promueve el libre mercado de ideas y creencias. Estas ideas y creencias están protegidas por una constitución legítima. Si estas ideas y creencias producen resultados positivos el país avanza.

el-fuerte-siempre-tiene-la-razon3Traducción

[Subtítulo] “Good Klosterzimmern near Deiningen: Aqui vive la comunidad religiosa, las Doce Tribus.

[Bajo el subtítulo] “La escuela de la comunidad de fe de las Doce Tribus en Bavaria, pasa tiempos de incertidumbre: Los cristianos originales tienen problemas para encontrar maestros cualificados…

 

[Texto] “…Cada cuatro a seis semanas empleados de la oficina de la juventud visitan la granja. Vemos niños felices, bien educados, muy unidos a sus padres”, dice Kanth. “No tenemos razones para apartarlos de sus familias

Alemania tiene una ley en contra de las nalgadas. Pero la evidencia en los niños de las Doce Tribus no sostiene la teoría que hay detrás de esta ley. El estado está actuando en contra de la evidencia flagrante de la ausencia de daño en los niños y quiere forzar exámenes psicológicos en estos niños traumatizados que han estado sujetos a adoctrinamiento en contra de las creencias y estilo de vida de sus padres durante 20 largos meses. Estos niños aman la vida que tenían junto a sus padres antes de la redada. El propósito de estas evaluaciones psicológicas es utilizar a los niños como elementos de prueba en contra de sus padres y explotar su vulnerabilidad para producir evidencias que justifiquen la funesta incursión en esta comunidad religiosa.

Es un plan sistemático para destruir las comunidades de las Doce Tribus en Alemania. Es una forma muy efectiva de genocidido[1] el quitar los niños de toda una comunidad, que ha demostrado ser una cultura alternativa, viable y real que produce niños felices y seguros con una educación ejemplar.

el-fuerte-siempre-tiene-la-razon4Esperamos que el pueblo alemán despierte a lo que está realmente ocurriendo en su medio y levante su voz en contra de esta atrocidad. Alemania necesita una tremenda reforma de su sistema judicial, controles legislativos y balance para el todopoderoso Jugendamt. Está claro para cualquiera que conozca la verdadera libertad permitida en una república constitucional, que hay una corrupción profunda en la manera que opera este sistema. Nuestras Doce Tribus viven libremente y son respetadas en otros diez países del mundo. Tan solo Alemania permite que sus funcionarios separen a niños de sus padres cuando no existen pruebas de peligro sino todo lo contrario.

Solo en Alemania se persigue a la gente por sus creencias sin ninguna evidencia de criminalidad. No hay protección para nadie que quiera adoptar un estilo de vida alternativo fuera de la corriente principal. Todo el mundo sabe que si en Alemania te pasas de la raya, el gobierno vendrá y te quitará los hijos. La historia de Alemania, de la que desesperadamente quieren desvincularse, sirve como recordatorio del cambio radical que debe llevarse a cabo en el corazón del pueblo alemán.

 

1. Genocidio es utilizado aquí por una de sus definiciones de acuerdo a la Convención de la Prevención y Castigo del Crimen de Genocidio. Artículo 2: “d) genocidio es imponer medidas para prevenir nacimientos en un grupo”, y “e) transferir niños a la fuerza de un grupo a otro”, de este modo, con respecto a las Doce Tribus en Alemania, logrando “c) Deliberadamente infligir a un grupo condiciones de vida calculadas para llevar a cabo su destrucción física completa o en parte”, por no hablar de la segunda parte de “b) causar serios daños corporales o mentales a miembros de un grupo”. [atrás]